Religión contra Ciencia: ¿Puede la Fe explicar el Universo tal como lo conocemos?

Religión contra Ciencia: Te invitamos a conocer importantes detalles sobre las explicaciones religiosas de la creación de la materia, sopesando sus puntos de encuentro y tensión con respecto a los planteamientos científicos. No dejes de leer este interesante post que te brinda todas las informaciones indispensables para discernir este enigma: ¿Puede la fe explicar el universo?

Religión contra la Ciencia catolicos
Religión contra la Ciencia: católicos

A lo largo de la historia, se han desarrollado amplios debates en torno a la creación del universo. Desde distintas creencias y formas de construir la realidad se han formulado variadas hipótesis que buscan dar cuenta del tal como hoy lo conocemos.

Entre tantas explicaciones, resaltan las que han sido elaboradas desde el mundo científico y las que se han cultivado en el terreno religioso. Lo cierto es que tanto en uno como en otro sistema de pensamiento, no son pocas ni unificadas las formas de concebir la configuración del universo y su evolución.

¿Son realmente incompatibles la ciencia y la religión?

Muchos han denegaron de la ciencia en nombre de la iglesia católica y otras formas de fe a lo largo de la historia de la humanidad, tildando de herejes, demonios, monstruos a todo aquel que osara buscar una explicación al origen de todo cuanto nos rodea:

Lo tangible e intangible, lo natural y lo cultural incluyendo al ser humano en sí mismo, a los animales, las plantas, los seres minúsculos en tamaño y los grandes fenómenos como montañas, ríos, mares, sabanas, bosques, y por supuesto, el planeta en el que habitamos, la tierra, el cielo, el sol, la luna, todo el firmamento, entre tantas otras materialidades e inmaterialidades que constituyen el universo, han sido motivo de amplios estudios desde diferentes lógicas científicas y filosóficas que buscan develar el misterio de la creación.

Religión contra Ciencia: La Particula de Dios
Religión contra Ciencia: La Particula de Dios

Afianzado distancias entre la ciencia y la religión 

Episodios famosos han sido reseñados en el mundo entero, como las prohibiciones de la iglesia hacia 1616 en cuanto al apoyo, reproducción o difusión de las ideas telescópicas como las de Galileo Galilei, acusado de hereje por respaldar las teorías de Copérnico sobre la posición central del sol en el llamado sistema solar.

De igual forma, la historia está colmada de personajes que desde la ciencia han escudriñado en el mundo desde lo medible, cuantificable, observable, hasta lo inaprehensible, etéreo, para hallar respuestas que superen los planteamientos sobre la creación provenientes de las creencias religiosas, pues no ven sentido en tales explicaciones.

– Albert Einstein y su Argumento

Albert Religión vs Ciencia
Albert Einstein: Religión vs Ciencia

Por su parte Albert Einstein, dejó constancia de sus argumentos al respecto, en su afamada “Carta de Dios” (subastada en 2018 en Nueva York por 2,9 millones de dólares), en la que se dirige al filósofo judío-alemán Eric Gutkind, a fin de refutar sus planteamientos elaborados desde el judaísmo. Para Einstein, la religión es tan solo una expresión de la debilidad humana, y la biblia un producto de ella.

Marie Curie, la científica dos veces ganadora de premio Nobel, primero en física (1903) y luego en química (1911), se convirtió en agnóstica después de crecer en el seno de una familia católica. En una oportunidad afirmó que todo en la vida debía procurar ser entendido más no temido, en ese sentido, proponía: entender más para temer menos.

Así como esta científica, expresó tan célebre frase, refiriéndose a tantas cosas hasta el momento inexplicables desde la observación científica positivista pero que habían sido interpretadas desde la religión para reforzar la idea de un ser creador de todo, con el poder de castigar a quien pusiera en duda su existencia, otro personaje de gran renombre, Stephen Hawking, negó la posibilidad de que el universo fuera producto de la creación divina.

A partir de su teoría del Big Bang o Gran explosión y la Teoría del Todo, afirmó incluso en sus últimas declaraciones y afamadas publicaciones, que antes del Big Bang no existía el tiempo, por lo tanto no podía haber un dios creador del universo. Decía que no era necesario invocar a Dios para “encender la mecha y darle inicio al Universo”.

Conciliaciones entre la ciencia y la religión

No obstante, han existido otras importantes figuras que han buscado conciliar ciencia y fe, dando credibilidad a muchas de las ideas plasmadas en los libros sagrados producto de la inspiración divina, como: la Biblia cristiana, el Tanaj del judaísmo, el Corán del islamismo, las escrituras Vedas y Upanisad del hinduismo, los Sutras budistas, entre otras fuentes teológicas que han ofrecido argumentos y aforismos sobre el origen del cosmos.

Y no han dejado de lado las formas de concebir el universo desde las cosmovisiones de los pueblos originarios, esa gran diversidad de culturas ancestrales como los pueblos indígenas de América que en su acervo de conocimientos resguardan planteamientos sobre la génesis desde sus propios horizontes culturales.

– Personajes que intentaron conciliar la Religión y la Ciencia

Personajes célebres como María Mitchell, primera astrónoma norteamericana y primera dama que formó parte de la Academia estadounidense de Artes y Ciencia, a partir de 1948, de la misma forma que tenía plena fe en dios, tenía confianza en la ciencia. Desde sus convicciones, sostenía que la ciencia revelaba a través de sus avances las formas como dios ha operado. Desde su punto de vista, todo lo desconocido podría ser develado científicamente para dar cuenta de la creación divina figurada en la biblia.

Y es que hasta el mismo Galileo parece que era un hombre de fe. En sus palabras quedó evidenciado cuando afirmaba que dios nos había dotado a los seres humanos de “sentido, razón e intelecto” y que justamente de ellos debíamos hacer uso para conocer, descubrir y dar explicación a todo cuanto constituye la realidad.

Las tradiciones religiosas orientales, la separación del mundo y lo divino es imposible, constituyen una realidad única. El universo es una prolongación de lo divino.

Todo está contenido en la misma realidad, esta es un solo hecho.  Estas posturas se han popularizado en todo el mundo, llegando a occidente para instalarse en muchas personas que buscan en la fe explicaciones sobre el universo.

– El planteamiento Budista y la Ciencia

Personajes célebres como Daisaku Ikeda, sucesor de las ideas de Nichiren Daishonin, concilia muchos planteamientos budistas con explicaciones científicas para dar cuenta de la inseparabilidad de los elementos que constituyen el universo, según lo plasma en el Sutra del Loto.

Nan Miojo Rengue Kio, es la expresión que condensa todo el universo en cada persona, que a la vez que lo personifica, hace parte de ese todo que es la esencia vital. Visto así, todos somos budas y en cada partícula del universo está contenida esa energía vital.

¿Acaso esto no apunta en la misma dirección de lo dicho por David Bohm, quien desde la física cuántica sugirió que la totalidad de la información del universo se encuentra codificada en cada región del espacio y el tiempo?

Las explicaciones de este importante físico reconocido por cierto por el mismo Dalai Lama como su maestro, a partir de hologramas apuntaron en esa misma dirección. Se puede dividir un holograma millones de veces y la totalidad de su información estará contenida en cada parte. Es una totalidad implicada.

¿Juega o no Dios con los dados?

El vaticano
El vaticano

Entretanto, los debates continúan en el mundo de la ciencia. En años recientes, Serge Haroche, el físico francés premio nobel en física (2012), explica desde la física cuántica ciertos argumentos de Einstein.

Entre ellos su famosa frase “Dios efectivamente está jugando a los dados”. Según el físico de 74 años, para Einstein dios era una metáfora de la naturaleza, no se refería a este en sentido religioso. Se refería a que las leyes naturales no intrínsecamente aleatorias o azarosas.

Sin embargo, Haroche sostiene que no existe hasta el presente una sola prueba  experimental desde la física cuántica que permita negar la aleatoriedad especialmente a escala atómica y subatómica, es decir, en el mundo de las partículas menos perceptibles al ojo humano.

Por más que a el austríaco Erwin Schrödinger, haya querido demostrar la posibilidad de predecir todo cuanto está en la naturaleza, con su experimento del gato en la caja, realizado en 1935, (encerró el gato con un átomo radioactivo y según él, estaba a la vez vivo y muerto a la vez,  tras permanecer un tiempo en esa condición), Haroche afirma hoy en día que no se puede predecir todo lo que va a ocurrir.

Si bien tenemos la posibilidad de tomar determinadas medidas y predecir los resultados, no todo está regido por leyes regulares. La intuición básica tiene límites. Y esto se pone en evidencia en el mundo microscópico, donde los átomos se desintegran pero no sabemos qué pasa cuando esto sucede, que es a lo que apuntó Schrödinger con el experimento del gato, desde su intuición matemática.

– Religión contra Ciencia: La Decoherencia Cuántica

Haroche  creó un experimento en su investigación sobre la decoherencia cuántica para seguir indagando en el mundo microscópico donde resulta impredecible el comportamiento de partículas elementales, un mundo regido por leyes de la física cuántica, no de la física clásica, la de Einstein.

Para referirse a ello, Haroche habla de la superposición: el gato a la vez vivo y muerto estaría suspendido entre dos realidades, desde la visión física tradicional. Desde su experiencia en el laboratorio, lo que sucede es que, en un campo constituido por algunos fotones y no cientos de miles como el gato,  atrapado en una caja, se produce una superposición a escala cuántica de los dos estados, vivo y muerto. Tras un tiempo el sistema de fotones debe optar por uno de los dos estados.

A ese nivel de precisión sólo ha sido posible llegar a través de los descubrimientos científicos, pues las religiones, por lo menos en el plano convencional, han llegado aportar explicaciones  desde lo decible a través del lenguaje común, pero tales argumentos no alcanzan la realidad a la que si llega la cuántica a través de probabilidades, no de predicciones.

– ¿La Ciencia Cuántica juega o no con Dios?

Religión contra la Ciencia Iglesia catolica
Religión contra la Ciencia: Iglesia católica

Entonces, ¿Juega o no Dios con los dados?, Por lo visto parece que sí, pues la ciencia cuántica ha demostrado que si algo no sabemos es cuándo se van a producir ciertos fenómenos en el universo microscópico, ni cuáles serán sus resultados, es la aleatoriedad propia del juego de los juegos de azar en los que se lanzan dados.

Todos los fenómenos de la realidad, puede explicarse desde estas leyes científicas, sin necesidad de recurrir a fórmulas combinatorias entre la ciencia y la religión, según sostienen celebridades del campo positivista como Haroche.

Desde su punto de vista, son formas de explicar el universo desde lógicas diferentes que no son compatibles. La legitimación de argumentos religiosos desde la ciencia sólo genera complicaciones. Aunque no existe forma hasta ahora de demostrar que no existe un dios o muchos dioses, Haroche insiste, como Richard Dawkins en que ciencia y religión son producto de dos procesos mentales distintos.

Como has podido notar luego de leer este post, la ciencia y religión son constructos mentales, horizontes explicativos que se elaboran en el seno de las sociedades y culturas, son visiones del mundo. Los misterios del universo, lo han tratado de develarse a través de estos dos sistemas de pensamiento, tanto para explicar lo tangible como lo intangible.

Por si te interesa: Principales teorías del origen del Universo

Desde la antigüedad, muchos hombres de ciencia y de fe se han esmerado por hallar respuestas, y desde sus albores, vivieron encuentros y desencuentros dependiendo de la cercanía o la distancia entre sus explicaciones.  Pero lo cierto es que la naturaleza del conocimiento construido por la ciencia y el de las religiones, es diferente.

    Deja un comentario