El mejor amigo del hombre, ¿Mito o realidad?

Estatua de Old Drum

A lo largo del tiempo hemos adoptado esta frase como una frase célebre, pero en realidad es algo real o simplemente una adopción a nuestro lenguaje.

La Historia

Para analizar este término, debemos indagar en su inicio, ¿Cómo surge?, ¿Por qué surge?

El origen de esta frase fue hallado en el año de 1870 en Warrenburg (Missouri), Estados Unidos. Se llevo a cabo en un juicio cuando el abogado George Grham Vest representó en un juicio a Charles Burden el cual era dueño de un viejo perro de raza foxhound, este perro de caza fue asesinado por un de sus vecinos sin piedad alguna.

El suceso se dio en el año 1869 en una noche fría, cuando el dueño del perro Charles Burden daba una vuelta en su granja buscando a su fiel amigo, al llegar al límite de su propiedad, pudo visualizar en la cerca de su vecino el cruel y abominable suceso, donde pudo ver el cadáver de su amigo Old Drum con varios disparos colgando sobre la misma cerca. Ante aquella evidencia, Charles prometió a su amigo de 4 patas, hacer justicia de su muerte.

Charles Burden llevo este caso a juicio, donde recibió burlas por querer tener un juicio por la muerte de su animal, donde en ese entonces la pena máxima era de 150 dólares de multa. De igual manera perdió el primer juicio, pero siguió insistiendo, hasta llegar a la Corte del Estado.

El granjero tenía una gran desventaja ante el asesino millonario, que llevaba las de ganar. Charles y su amigo el coronel que le ayudaba a preparar el juicio, aprovecharon y visitaron al abogado George Graham Ves, el cual era un asesor presidencial y le presentaron los sucesos, invitándolo a que participara en el caso, sin dudar acepto el caso que ningún otro abogado había querido, por miedo a ridiculizar su carrera profesional.

Abogado George Grham Vest

El Juicio

Finalmente, en 1870, un año después del suceso, se llevó acabo la celebración del juicio. En donde los abogados del acusado se basaron en pérdidas económicas y por lo cual reiteraban que era justa la muerte del perro.

Tras varios segundos de reflexión el abogado de granjero se puso de pie y caminando por la sala tomo la palabra, hablo de lo único en que realidad tenía importancia que era de del asesinato tan cruel del pobre animal.

El abogado George después de un largo discurso en el cual recalcaba en el afecto y actividad mutua entre el animal y la familia utilizó esta frase, “El Perro es el mejor amigo del hombre”, lo cual sirvió para que ganaran el juicio y cambiar el rumbo de los derechos animales, tanto en Estados unidos  con en el mundo.

Con este suceso podemos comprobar el afecto del hombre por el ser tan especial que tenemos de compañía, pero el afecto no solo es en este sentido.

Las Historia de Hachiko

 Hachiko en la Estación del Tren

En el año de 1923 se dio el inicio de una historia que marcaría el rumbo del afecto y fidelidad hacia la humanidad.

La historia comienza con el profesor Eisaburo  Ueno que adopto a un perro de raza akita Inu, para que sea compañía de su hija adolescente, pero el destino tenía otros planes. Después de sobrevivir durante 2 días de viaje, fue recogido en la estación por sirvientes del profesor, pero al verlo creyeron que estaba muerto, aun así, se lo llevaron al profesor.

El profesor acerco alimento lo cual el perro reaccionó, el profesor lo levanto y miro que sus patitas las tenían lastimada y tenían la forma de la letra kanji que representa al número 8. Tiempo después la hija del profesor contrae matrimonio y se retira de la vivienda, a lo cual el profesor se queda a cargo de hachiko.

El perro lo acompañaba a la estación todos los días cuando el dueño iba al trabajo, y al finalizar el día, volvía a la estación para recibirlo. Esta rutina paso a formar parte de la vida de ambos, lo cual no pudo ser interrumpida ni por los duelos de los negocios cercanos.

La Muerte del Profesor

Esta rutina continua durante un tiempo, hasta que el día 24 de mayo de 1925, sufrió una hemorragia cerebral, mientras daba clases en la universidad de tokio, lo cual lo llevo a la muerte al instante. Esa tarde hachiko recorrió las calles para llegar a la estación a esperar el tren de su amo, pero lamentablemente no llego, por lo cual hachiko se pasó toda la noche esperando.

Hachiko se quedó a vivir en la estación con la esperanza de que su dueño regresara, su presencia llamo mucho la atención de muchas personas que circulaban por el camino y personas que lo veían en la compañía de su dueño antes que muriera, estas mismas se encargaron de dar alimento y bebida al animal durante lo largo de su vida.

El 9 de marzo de 1935, hachiko fue encontrado muerto en la estación del tren, tras esperar más de 8 años el regreso de su dueño. Al llevarse a cabo el proceso de necropsia y un estudio minucioso se determinó que hachiko estaba enfermo de cáncer terminal.

En el sepulcro del profesor Eisaburo Euneno, a un costado del lado derecho se encuentra un monolito, en honor a hachiko.

Otras Historias

Al igual que la historia de hachiko, tenemos varias que se basan en la fidelidad de los animales, entre las cuales podríamos nombrar a:

Canelo de España, que acompañaba a su dueño al hospital para hacer su diálisis, hasta que un día se empeoro y falleció, a lo cual canelo espero durante 12 años.

Lampo de Italia, el cual se dedicaba a viajar con su amo, hasta que un día fue impactado por un tren.

Guacho de Uruguay, el cual camino 50 kilómetro hasta el hospital donde estaba internado su amo, el cual falleció, el perro lo acompañó durante su velatorio y hasta su sepultura, el cual custodiaba la lápida hasta su sepultura.

Capitán de Argentina, sin saber que su dueño había muerto y donde lo sepultaron, encontró su sepulcro y se quedó a dormir hasta el día su muerte.

La Ciencia

En la actualidad la ciencia respalda esta frase, años recientes la revista BCM Biology, se hizo la publicación de un nuevo estudio donde un grupo de investigadores aseguran que el origen de este hecho viene en la domesticación de lobos grises de Eurasia, donde a lo largo de la historia y domesticación dio origen a nuevas generaciones en la cual yacen las razas caninas que ya conocemos.

En los resultados del estudio se muestra, que los genes actuaron de manera temprana en la embriogénesis de aquellos animales que fueron capaces de conferir fenotipos capaces de distinguir al lobo del perro doméstico.

Al parecer, cuando los humanos se volvieron sedentarios y empezaron a crear aldeas, el lobo fue cambiando su comportamiento y confiando plenamente en el humano, convirtiéndolos en las mascotas que hoy en día son.

    Deja un comentario