Júpiter, el más grande del sistema solar

Júpiter es un enorme planeta, el más grande de nuestro sistema solar. ¡Es tan grande que la tierra cabría más de 1000 veces! Aunque se encuentra a más de 600 millones de kilómetros de nosotros, todavía nos aparece en el cielo como un objeto brillante y perceptible.

Cuando Venus no es visible, Júpiter es el punto de luz más brillante del cielo. Los romanos incluso le pusieron el nombre de su dios principal, Júpiter, a quien también conocemos como Zeus por las leyendas griegas. Probablemente ya sospechaba que Júpiter es el más poderoso de todos los planetas.

El gigante de las rayas

Júpiter gira alrededor de sí mismo en poco menos de 10 horas, lo que hace que su atmósfera se deforme. ¡Es mucho más grueso en el medio que en los postes! Incluso en telescopios pequeños se puede ver que Júpiter es más ancho que alto.

Se pueden ver rayas en su atmósfera que corren bastante paralelas al ecuador. Se componen de diferentes gases como el amoníaco y el azufre y, por lo tanto, se pueden distinguir fácilmente entre sí por el color. Las rayas se conservan durante mucho tiempo y se arremolinan unas con otras en sus bordes.

Si observa a Júpiter con regularidad, encontrará que las rayas cambian gradualmente, tanto en tamaño como en color. Además, de vez en cuando aparecen en ellos manchas redondeadas que tienen diferentes colores. Estas son áreas de ciclones.

Júpiter está formado, como el sol, principalmente por los gases hidrógeno y helio, por lo que es un planeta gaseoso. Tiene una temperatura exterior de alrededor de -150 ° C. Cuanto más penetra en su atmósfera, más presión y temperatura aumentan.

En el centro, probablemente incluso entren en un estado sólido. Este núcleo debería tener aproximadamente el tamaño de la Tierra.

Dado que Júpiter gira tan rápidamente sobre sí mismo, surgen enormes vientos y violentas tormentas hacen estragos en su atmósfera. Alcanza velocidades de 500 km/h.

Por el contrario, los tornados y huracanes en la Tierra parecen francamente inofensivos.

El ciclón más famoso de Júpiter es la Gran Mancha Roja. Fue descubierto en 1664, por lo que existe desde hace más de 300 años. No sabemos cuánto tiempo ha existido realmente este sistema de vórtices.

Lunas de Júpiter

Con su inmensa gravedad, Júpiter logra capturar y aferrarse a numerosos cuerpos pequeños que pasan. Lo orbitan hoy como sus lunas. Ahora se han descubierto 66 lunas. Las cuatro más grandes son también las lunas más famosas, ya que Galileo Galilei las descubrió ya en 1610. Fueron creados junto con Júpiter y se llaman Io, Europa, Ganymed y Callisto. Cada uno de estos satélites de Júpiter es único y tiene propiedades muy especiales.


En esta imagen vemos las 4 lunas galileanas ordenadas por tamaño.
De izquierda a derecha: Ganímedes, Calisto, Ío, Europa.
Nuestra luna se sitúa entre Calisto e Io en términos de tamaño.

¿Sabías esto de Júpiter?

¡Casi se convierte en un segundo sol! Consiste en los mismos gases que ellos, pero no podía recolectar suficiente hidrógeno cuando se creó. Por lo tanto, la presión y la temperatura en el interior no son lo suficientemente altas como para iniciar una fusión nuclear.

Explorando Júpiter

Como todos los demás planetas gaseosos, también tiene anillos de polvo y pequeñas piedras que lo rodean en su plano ecuatorial. Pero el planeta con los anillos más notables es Saturno.

Tiene anillos bastante oscuros que son casi invisibles. Fueron descubiertos y fotografiados por la Voyager 1 solo en 1979. No se pueden observar desde la tierra. Las piedras de los anillos probablemente proceden de las lunas del propio planeta. Si estos son golpeados por meteoritos, el material expulsado se lanza al espacio y se esparce por el planeta.

Los anillos no estarán para siempre. Se sienten atraídos por su gravedad y se mueven hacia él. Así es como se disolverán durante los próximos milenios. Porque si se acercan demasiado a la atmósfera, se queman en ella.

Júpiter ya ha sido visitado y fotografiado por varias sondas espaciales. Resultó que sus lunas en particular representan mundos fascinantes.

Júpiter tiene la mayor atracción de todos los cuerpos del sistema solar después del sol. Este efecto gravitacional se utiliza en los viajes espaciales.

Serás acelerado por él y, por lo tanto, enfrentarás las inmensas distancias a Saturno, Urano, Neptuno y Plutón un poco más rápido.

Júpiter es un objeto muy notable en el cielo. Cuando Venus no está allí, brilla con más fuerza de todos los puntos de luz e inmediatamente llama la atención.

Júpiter se mueve lentamente entre las estrellas en el “camino planetario”, la eclíptica.

En la antigua Grecia encarnó a Zeus, padre de los dioses, a quien los romanos llamaron más tarde Júpiter.

Júpiter es muy fácil de observar ya que es un objeto muy brillante en el cielo. Si tienes binoculares o un telescopio, ¡incluso puedes ver sus cuatro lunas más grandes!

Deja un comentario