El Sol, nuestra Estrella

El sol es la estrella central de este sistema planetario. Todos giran en torno a ella, los planetas, los asteroides, los cometas, todo. Pero el sol también gira, es decir, sobre sí mismo.

Incluso si no parece más grande en el cielo que la luna, en realidad es inimaginablemente grande. ¡Tan grande que une el 99% de toda la materia del sistema solar! ¡Tan grande que podrían caber 1,3 millones de globos terráqueos! Tiene un tamaño medio en comparación con otras estrellas.

El sol es esencial para la vida en la tierra. Nos proporciona luz y calor y determina nuestra existencia diaria. Afortunadamente, estamos a la distancia adecuada de ella para que nuestro planeta no sea ni demasiado caliente ni demasiado frío. Las condiciones para la vida son favorables, por lo que ha evolucionado durante miles de millones de años.

El sol es una enorme bola de gas burbujeante y brillante. En su mayor parte, se compone de hidrógeno y helio. ¡Dentro del sol hay temperaturas de 15 millones de grados!

El núcleo del sol, es un enorme horno de fusión nuclear en el cual los átomos de hidrógeno se fusionan y se convierten en helio. Se libera mucha energía, que se libera al exterior en forma de varios tipos de radiación.

El sol irradia luz y calor al espacio, pero también rayos X y radiación de radio. En un solo segundo, convierte 657 millones de toneladas de hidrógeno en 653 millones de toneladas de helio.

Aunque el sol es una colección de gases, tiene una estructura en capas. En cada turno pasan cosas muy especiales.

Todo comenzó hace unos 4.700 millones de años cuando el sol se formó a partir de una nube de gas y polvo y los planetas junto con ella. Cómo empezó todo, cuándo llegará el fin y qué sucederá después.

¿Ya sabias?

Cuando la envoltura de aire de la Tierra es golpeada por partículas cargadas eléctricamente de la magnetosfera del sol, surgen en las noches del norte, cielos brillantes de muchos colores. Estas partículas estimulan las moléculas de aire en la atmósfera de la tierra para que brillen en diferentes colores: verde, azul, rojo, violeta.

Manchas solares y otros fenómenos

Siempre pasa algo, ¡especialmente bajo el sol! Esta enorme bola de gas burbujea y arde, lanza materia al espacio, esparce el viento solar, gira sobre sí misma en 25 días, tiene zonas calientes y no tan calientes que están emergiendo y desapareciendo constantemente.

No sabemos cuándo ocurrirán las erupciones. Cuando esto pasa, pueden golpearnos a la Tierra, en forma de auroras y también daños a satélites en órbita e incluso a través de cortes de energía directamente en la tierra.

Las manchas solares son zonas más frías de la superficie solar y tienen un ritmo de 11 años en términos de frecuencia. Hay momentos en los que hay muchas manchas solares, y también pueden pasar semanas y meses sin que se vea una sola mancha diminuta.

La investigación científica ha demostrado que las manchas solares tienen un impacto en el clima de la tierra. Dado que las manchas se han observado y explorado desde la invención del telescopio a principios del siglo XVII, conocemos períodos en los que no hubo manchas solares.

Por ejemplo, entre 1645 y 1715 hubo muy pocas manchas solares, y la gente sufrió veranos fríos y húmedos, malas cosechas y hambruna durante ese tiempo.

Una observación precisa y lo más completa posible de los procesos en el sol es importante para poder sacar conclusiones sobre el destino de la tierra y las posibles amenazas. Estas tareas han sido realizadas por sondas de observación solar como SOHO y SDO durante varios años.

Nuestras sondas espaciales se ubican lejos de la tierra y sus instrumentos miran al sol durante todo el día. De SDO, por ejemplo, recibimos 1,5 terabytes de datos todos los días.

Si la sonda observa una tormenta solar que ha sido expulsada hacia la tierra, todavía tenemos 2-3 días de tiempo de advertencia hasta que la tormenta golpee la tierra.

El sol se puede observar con los medios más simples, no se requiere tecnología costosa. Sin embargo, es fundamental proteger los ojos de la fuerte radiación solar, que puede provocar ceguera. Sin embargo, también existen métodos, como el proyector solar, en los que no es necesaria una película de protección solar.

El sol como deidad

La importancia del sol para la vida en la tierra se conoce desde hace varios miles de años. Fue adorada como el dios principal en muchas culturas. En el antiguo Egipto, se rindió homenaje al dios sol Ra, en la antigua Grecia se le conocía como Helios, quien viajaba por el cielo en su carro solar.

La gente se preguntaba a menudo qué pasaría con el sol después de que se pusiera. A la mañana siguiente reaparece en el horizonte opuesto y toma su ruta habitual a través del cielo. Aquí prevaleció la idea de que el sol sería conducido a su punto de salida temprano en la mañana en barco o en automóvil.

Los eclipses solares fueron particularmente impresionantes en todo momento. Cuando el sol se oscurece a la mitad del día y las estrellas emergen en el cielo, es una experiencia impresionante y, para algunos, aterradora.

En consecuencia, se hicieron esfuerzos en varias culturas para ahuyentar a los que “comían” el sol y liberar los cálidos y brillantes rayos del sol. En China, por ejemplo, un dragón devora el sol, y solo con mucho ruido y estrépito se puede ahuyentar al dragón y redimir al sol.

Deja un comentario