El Remote Viewing: Ingo Swann

¿Qué es el Remote Viewing?

El Remote Viewing, en español, Visión Remota, es una capacidad psíquica, altamente estandarizada y estructurada, que nos permite percibir y obtener información de una manera muy precisa sobre objetos o personas muy lejanos a nosotros y en tiempo real. Es una habilidad que poseemos todos, hay quienes la logran desarrollar por medio de un entrenamiento, otros que les resulta innato y quienes nunca la logran desarrollar.

Está considerada como una percepción extrasensorial, que a partir de la práctica se pueden obtener resultados satisfactorios. Las sesiones se llevan a cabo en un estado de absoluta relajación, sin que el individuo conozca nada del objeto o persona para evitar prejuicios y sea por completo un método ciego.

Se dice que el visualizador está directamente conectado al colectivo inconsciente, llamado Matrix. Para algunos resulta una locura este método, sin embargo, al estar todo interconectado, con concentración se logra acceder a lugares remotos por medio del ojo que tiene nuestro cerebro.  

Interconexiones

Historia

A lo largo de la historia se han desarrollado diversos experimentos, algunos con resultados positivos y otros negativos. Romero Guiley, escritor, describió esta capacidad como “ver objetos a distancia o de forma clarividente ocultos en el ojo interior, o en alega fuera del cuerpo de los viajes”.

Los primeros estudios en el siglo XIX de este fenómeno psíquico se dieron por Michael Faraday , Alfred Russel Wallace , Rufus Osgood Mason y William Crookes. Para 1930 JB Rhine fue más allá y evaluó el rendimiento del Remote Viewing en poblaciones grandes por medio de experimentos de objetos no humanos. Al igual que muchos en la época, tuvo miedo de sacar a la luz sus proyectos debido a la crítica científica.

Para 1956 en Holanda decían que las escuelas estaban aplicando un test a sus estudiantes para evaluar sus capacidades psíquicas con fines gubernamentales. Para la época de 1970 Harold Puthoff y Russell Targ, con el financiamiento privado de la Fundación Parapsicología, se unieron al Laboratorio de Electrónica y Bioingeniería en el Stanford Research Institute y así llevar a cabo sus experimentos. Ellos dos fueron los primeros en dar a conocer el término y así separarlo de la clarividencia. Ingo Swann, junto a Harold y Russell investigó y puso a prueba consigo mismo el Remote Viewing, sus resultados de la visualización de Júpiter llamaron la atención de la Agencia Central de Inteligencia.

En los años 90, el Remote Viewing estaba en todos lados debido a la des-clasificación de documentos de Estados Unidos sobre el proyecto Stargate o “puerta a las estrellas”, llevado a cabo entre los 70 y 80 por la CIA.

Para 2004 el gobierno británico invirtió alrededor de 18.000 libras para su proyecto de Remote Viewing, con 18 individuos no entrenados de forma previa pero poco después fue abandonado. Hasta el momento, no hay evidencia científica que respalde el Remote Viewing.  

Remote Viewing: humano

La CIA, Remote Viewing y la Operación Grill Flame

A finales siglo XX, la CIA invirtió alrededor de 20 millones de dólares en investigación sobre el funcionamiento psíquico y entonces fue cuando descubrieron esta tecnología y su potencial sin límites. Entre los muchos proyectos que desarrolló la CIA había un equipo de psíquicos con entrenamiento militar que usaban Visión Remota para espiar y encontrar personas que eran rehenes en el medio oriente. El código de la operación fue Grill Flame.

Media docena de psíquicos trabajaban en una habitación poco iluminada, y la CIA en más de 200 ocasiones los hizo tratar de mirar a través de la puerta en el cerebro. En los archivos desclasificados figura que sus esfuerzos eran apoyados por el gobierno y altos mandos en el pentágono. Trabajaban para liberar rehenes en Irán e incluso, los psíquicos fueron consultados antes que la incursión militar súper secreta que intentaría liberar a los rehenes en 1980, pero terminó en un desastre.

CIA Remote Viewing

En la consulta antes de que los militares salieran a buscar a los rehenes, se le solicitó al grupo de psíquicos, por medio de una nota escrita el 23 de abril de 1980 “Intensificar esfuerzos y establecer una situación en que las posibilidades de abortar la misión bajaran”. Los rehenes fueron liberados en enero de 1981 e interrogados. Por otra parte, Edwin May, un físico a cargo en la investigación de parapsicología para la CIA durante 20 años llegó a afirmar: “Los psíquicos eran capaces de decir, en algunos casos, a donde los rehenes fueron trasladados. Ellos fueron capaces de ver el grado de su salud.”

De 202 informes del proyecto Grill Flame, solo siete fueron aprobados por el pentágono como correcto. De allí, quienes estuvieron a cargo de la operación Grill Flame dijeron que el 45% de las memorias psíquicas tenían información precisa.

Sin embargo, Joseph McMoneagle, uno de los psíquicos de Grill Flame, afirmó al Miami Heral lo siguiente: “las cosas que la CIA ha desclasificado es basura, no desclasificaron nada de lo que funcionó”.

La Operación Grill Flame era solo uno de los muchos proyectos que llevó a cabo la CIA entre 1970 y 1990 con el Remote Viewing. Tuvo más de diez nombres clave y estuvo supervisada por la Inteligencia del Ejército y la Agencia de Inteligencia de Defensa. El megaproyecto de 20 años hizo 26.000 incursiones telepáticas por 227 psíquicos pero acabó cuando fue clausurado en 1995.

Interconexiones

Ingo Swann: Participante y Padre del Remote Viewing

Autodenominado así mismo como “explorador de la conciencia”. Reconocido por ser un importante y destacado participante en el equipo de psíquicos de la CIA. Fue co-creador junto a Russell Targ y Harold E. Puthoff del verdadero uso del Remote Viewing; cobró notoriedad al haber conducido un experimento para visualizar júpiter en 1973, donde decía que Júpiter tenía anillos a su alrededor. Quedó comprobado que júpiter tenía anillos en 1979 luego de que se obtuvo información de Voyager, la sonda que visitó a júpiter, dando credibilidad a las palabras de Ingo.  

Él afirmó tener las capacidades desde niño y que le costó poco desarrollarlo, además, los métodos que usó para experimentar el Remote Viewing eran bastante sencillos. Por lo tanto, era necesario aislarse en un cuarto sin sonido, una silla, una mesa, un papel y un lápiz. Sin embargo, antes de entrar se le otorgaban las coordenadas que debía localizar y de forma fácil se concentraba y visualizaba; las imágenes que encontraba las dibujaba en el papel. Gracias a él, se lograron con éxito muchas investigaciones.

Si te interesa, también puedes leer: Júpiter, ¿podría convertirse en una estrella?

Please follow and like us:

    1 comentario en “El Remote Viewing: Ingo Swann”

    Deja un comentario

    error

    Enjoy this blog? Please spread the word :)