Claves para preparar la selectividad correctamente

Claves para preparar la selectividad correctamente. A la nueva normalidad para la que debemos estar preparados en este particular año 2020, es que nada es tan normal como lo era antes

Nos ha tocado asumir nuevos estilos de vida que van, desde aislarnos, implementar nuevos sistemas de estudio, nuevos trabajos, conocernos y reconocernos, hasta incluso, convertir hobbies en hábitos. 

Son tantos los cambios, que quizá nos sentamos abrumados por momentos, pero no debemos dejar que nos venza la incertidumbre, la vida continúa con sus cambios y nosotros adaptándonos. 

Quizá la forma de estudiar haya cambiado, pasamos de clases presenciales a clases virtuales, pero el contenido a estudiar sigue siendo el mismo. Tal es el caso de las evaluaciones, probablemente las condiciones para su aplicación hayan cambiado, pero el contenido a evaluar sigue siendo el mismo. 

Siendo así, podemos decir que este año será particular para la presentación de la selectividad, pero de igual forma debemos prepararnos para realizarla de forma exitosa. 

La selectividad o prueba de acceso a la universidad (PAU), es el proceso que le permite al estudiante obtener una evaluación de sus logros académicos, midiendo los aprendizajes adquiridos en todo el transcurso de sus estudios de Bachillerato y conocer que tan preparado se encuentra para seguir con su instrucción académica a nivel superior, en la carrera de su elección.  

Se puede aplicar para esta prueba, habiendo culminado el bachillerato, así como también en el curso de un Ciclo formativo de grado superior. En este último caso, se aplicaría para la fase específica de la prueba para aumentar, hasta en cuatro puntos, la ponderación académica.  

Sea cual sea tu caso, necesitas el mejor de los resultados en la selectividad para poder así proseguir con tu preparación académica. Presta atención a estas claves que te ayudarán a prepararte de forma correcta para presentar la selectividad:

¡Controla tus emociones!

Es cierto, que cada vez que nos enfrentamos a una nueva situación por condición natural, nos invade algo de angustia, es por eso, que debes recordar que la selectividad no es más que una evaluación, como esas que tanto presentaste a lo largo de tu bachillerato.  ¿Qué te van a preguntar? Nada distinto a lo que ya has estudiado. 

Así que debes pensar en eso para controlar tu angustia y estrés, y mantener una actitud de sosiego que te permitirá ver las cosas con mayor claridad y recordar los conocimientos previos. 

¡Planifica! 

La planificación te ayudará a optimizar tus recursos y conseguir resultados favorables. La implementación de horarios de estudios, la organización tanto del espacio físico como de los contenidos a estudiar, el tener material de apoyo a la mano, te ayudará a obtener una mayor retención de lo estudiado y un rendimiento superior. 

¡Practica! lo que no se ejercita se olvida. 

La lectura es un hábito que nos ayudará a lo largo de nuestra vida. El estudio constante, hace que los conocimientos se mantengan frescos, y si sale alguna duda, pues tendrás el tiempo suficiente para resolverla.

Una buena forma de seguir practicando es acudir a una academia para preparar selectividad

Realiza ensayos de la selectividad.

Los conocimientos los tienes, lo que necesitas es plasmarlos. La selectividad es una prueba modelo, así que puedes buscar pruebas aplicadas en años anteriores y ensayar con ellas. Con esto lograrás familiarizarte con el tipo de preguntas que allí realizan. 

Forma grupo de estudios.

Compartir con otros estudiantes te hará ver que tus dudas e inquietudes no son únicas, eso te ayudará a detectar las posibles deficiencias que tengas en algunos temas y solventarlas.

Estudiar en grupo, escoger los temas, hacer los cálculos, aclara las dudas y disminuye la ansiedad que generalmente produce lo desconocido. 

Practicar las pruebas y comparar y discutir los resultados, es otra actividad que puedes hacer en tu grupo de estudio. 

Habla con quienes ya hayan presentado la selectividad.

Escuchar las anécdotas de quienes ya hayan presentado la selectividad te ayudarán hacerte una mejor idea de la situación. Conocer sus experiencias con sus resultados, te brinda la oportunidad de prever algunos posibles errores y evitarlos. 

Acude a tus profesores. 

Una cara amiga da tranquilidad, hay profesores que llegan a ser muy cercanos con los alumnos. Si ese es tu caso, aprovéchalo y acude a él para aclarar tus dudas, y que te ayude en revisar los resultados de los ensayos de las pruebas que hayas realizado. 

Presta especial atención a la escogencia de las materias comunes y específicas

Recuerda que de esta combinación dependerá el aumento de tu ponderación final. Ten claro los cálculos de tu puntuación, y en base a eso, inclínate por las opciones más favorables.

En la fase común son 4 exámenes obligatorios, y en la fase específica puedes presentar dos o hasta menos. Escoge bien los que se adapten a tus conocimientos adquiridos y los que se postulen mejor para la carrera de tu elección. 

Falta solo un día para presentar la selectividad, ¿qué debo hacer?

De todo, menos estudiar. Dale un descanso a tu mente y cuerpo, realiza alguna actividad de distracción que puedas hacer dentro de los límites de la nueva normalidad. Practica algún deporte, ve una película, descansa en casa, pero procura no tomar los libros, tu cerebro lo agradecerá. 

¡Duerme temprano!

Una vez llegado el momento de presentar la selectividad, debes ir descansado, relajado, cómodamente vestido, así que no trasnoches, ni hagas nada que pueda perturbar tus horas de sueño. 

Procura satisfacer tus necesidades fisiológicas antes de acudir a la prueba, para que así toda tu atención esté centrada en la selectividad. 

Esperamos que estas claves para preparar la selectividad correctamente, te sean útiles y obtengas un resultado exitoso. 

Síguenos para más contenido, y ¡comparte en tus redes sociales!

Deja un comentario

?>