Cómo hacer plástico en casa con mango, maíz y patatas

¿Se puede hacer plástico en casa con materiales orgánicos? Si, y en Universoabierto.com os mencionaré algunos trucos para hacer plástico en casa y con productos como el mango, maíz y patatas.

Reciclaje de plásticos en el mar
Reciclaje de plásticos en el mar

Un tema relacionado: como reciclar plástico en casa

En los últimos años, las personas hemos podido escuchar acerca de la situación a la que hemos llevado a nuestro planeta como producto de una cultura generalizada de consumo y preferencia por aquello que nos facilite la vida, por la compra de artículos que, si bien pueden ser muy prácticos, en su mayoría son desechables, descartables. Ejemplo de ello son las bolsas y empaques de plástico, popotes, botellas, e incluso pañales que, tras un solo uso, son arrojados —si no es antes a la acera o sale volando por la ventana de un auto o bus de transporte público— a un bote de basura que en la mayoría de los casos ni si quiera es el indicado para recoger este tipo de desechos.

El plástico, uno de los materiales con mayores volúmenes de fabricación y consumo en pleno siglo XXI también se lleva el título de uno de los que más problemas está causando en los ecosistemas del planeta. Su producción a nivel mundial podría llegar a los 33 mil millones de toneladas para el año 2050, dejándonos como saldo tierra, agua y aire contaminados como consecuencia de su fabricación, uso y desecho, procesos que a su vez terminarían por acabar con las especies de mamíferos, reptiles, aves y peces que hasta el día de hoy se las han arreglado para sobrevivir en hábitats cada vez más contaminados.

El plástico como consecuencia contaminante

Es producto del impacto que causa conocer y reflexionar acerca de los destrozos que nuestra especie está dejando a su paso en el planeta que, cada vez con más celeridad, se extiende una tendencia verde en nuestros hábitos de consumo; hecho que ha permitido la aparición de nuevas alternativas ecoamigables que prometen los mismos beneficios que ofrece un producto hecho de materiales industrialmente tradicionales, pero sin los perjuicios que genera su fabricación y desecho al equilibrio de la naturaleza.

Frente a esto, una de las alternativas ecoamigables que ha tenido mayor acogida por parte de las personas alrededor del mundo es el bioplástico, puesto a que representa una amenaza menos al medio ambiente al evitar recurrir a la explotación de recursos no renovables como el petróleo y reemplazarlos por insumos de procedencia biológica.

La fórmula para desarrollar un bioplástico, que cumpla con el objetivo de ser biodegradable, no es única, ya que existe toda una multiplicidad de opciones que pueden permitirnos fabricar uno.

Asimismo, su elaboración tampoco requiere de una maestría en química si tenemos en cuenta que los insumos necesarios para poder fabricar un bioplástico de manera artesanal van, desde la utilización de fécula de maíz y cáscaras de frutas, hasta el yodo proveniente de la papa o patata.

En este blog, presentaremos dos de las maneras más sencillas para fabricar nuestros propios bioplásticos caseros. Contrario a la realidad, el proyecto puede sonar un poco difícil de llevar a cabo, pero no lo es, entre otras cosas, porque los insumos que necesitaremos estarán a nuestro alcance.

Bioplástico de Mango y Fécula de Maíz

Mango para hacer plástico en casa
Mango para hacer plástico en casa

Hacer plástico en casa: materiales

  • 30 g. de almidón de maíz o “Maizena”
  • agua – 1 taza
  • glicerina – 1 cda.
  • 1 cda. de vinagre blanco
  • Cáscara de 3 mangos medianos
  • Colorante natural (opcional)

PROCEDIMIENTO

  1. Mezclar el almidón o fécula de maíz con el agua, el vinagre, el colorante (si se prefiere) y la glicerina en una cacerola que de preferencia se de material antiadherente. Revolver lo suficiente como para que obtengamos una mezcla uniforme.
  2. Por otro lado, licuaremos las cáscaras de mango junto a una taza de agua hasta obtener una mezcla uniforme.
  3. Llevar la mezcla obtenida en el primer paso al fuego y revolver constantemente con una cuchara para evitar que se formen grumos. Podremos ver que poco a poco se irá espesando, por ello, se debe mezclar más enérgicamente y agregar un poco más de agua si eso nos permite homogeneizar mejor todos los ingredientes.
  4. Cuando veamos que la preparación ha tomado una consistencia gelatinosa, la colocaremos en la licuadora junto al licuado de las cáscaras de mango.
  5. Moldearemos la mezcla de plástico biodegradable con un pequeño molde, o si se prefiere conseguir una lámina fina, verteremos la preparación sobre una bandeja de fondo plano.
  6. Dejaremos secar al sol por aprox. 48 horas o hasta que esté completamente rígido y procederemos a despegar nuestro nuevo bioplástico.

El bioplástico obtenido tardará en degradarse en un aproximado de 4 meses, una diferencia abismal si lo comparamos con la degradación de un plástico derivado del petróleo que tardaría cientos de años.

A continuación, veremos la segunda propuesta para la fabricación de un bioplástico casero.

BIOPLÁSTICO DE PAPA O PATATA

Hacer plástico de patata
Hacer plástico de patata

La papa o patata es un tubérculo que está compuesto por almidón en un aproximado de 20%, el cual es un polímero que, al ser sometido a diferentes cambios de acidez y temperatura, adquiere propiedades y características semejantes a las que presenta una bolsa de plástico.

Es así que, aprovechando esa peculiar y para muchos, desconocida característica, procederemos a fabricar el segundo bioplástico desde la comodidad de nuestras cocinas.

Hacer plástico en casa: materiales

  • 1 cda. de almidón de papa
  • 9 cdas. de agua
  • 2 cdas. de vinagre
  • 2 cdas. de glicerina
  • ½ cda. de bicarbonato de sodio
  • 1 cda. de colorante vegetal (opcional)

INSTRUCCIONES

  1. Trituraremos la papa cruda y la mezclaremos con un poco de agua. Para este procedimiento podemos ayudarnos con un extractor para jugos si disponemos de él; de serlo, ya no sería necesario agregar agua en este primer paso.
  2. Filtraremos la sustancia resultante para quedarnos únicamente con la parte acuosa en un recipiente. Al igual que con el paso anterior, si se dispone de un extractor para jugos, la máquina se encargará de separar el afrecho que no necesitamos para este proyecto.
  3. Procederemos a dejar reposar el “jugo” de papa hasta que el almidón se sedimente.
  4. El líquido producto de la decantación del “jugo” no nos será útil para la fabricación del bioplástico así que puede ser desechado (si tienes plantas, sería buena idea que las riegues con esta sustancia para evitar desperdiciarla).
  5. Mezclaremos el almidón obtenido con un poco más de agua y repetiremos el proceso de decantación (dejar que el almidón se sedimente en el fondo del recipiente) para aumentar su pureza.
  6. Después de eliminar el líquido de la última decantación, añadiremos al almidón las cantidades señaladas de agua, glicerina y vinagre y revolveremos hasta obtener una mezcla homogénea. En este paso también puede añadirse el colorante de nuestra elección.
  7. Añadiremos el bicarbonato de sodio a la mezcla y seguiremos revolviendo hasta conseguir homogeneizarla.
  8. Calentaremos la sustancia en una cacerola a fuego lento y revolveremos hasta obtener una sustancia gelatinosa.
  9. Finalmente procederemos a verter la mezcla en un molde o una superficie plana según creamos conveniente y dejaremos secar por aproximadamente 48 horas para obtener el resultado final.

Procedimiento:

Tras todos estos pasos, podremos observar que se logró elaborar el bioplástico con base en el almidón de la papa. Ahora, si nos queda alguna duda acerca de cuáles son las propiedades específicas que le otorgan algunos de los insumos utilizados al bioplástico, tenemos que:

  • Vinagre: Estabiliza la estructura del plástico del polímero, neutralizando los polímeros irregulares presentes en el almidón.
  • Glicerina: Le otorga flexibilidad al plástico de manera proporcional a la cantidad que se emplee, es decir, a mayor concentración de glicerina, mayor flexibilidad del plástico.
  • Bicarbonato de sodio: Ayuda a neutralizar la acidez del vinagre.
reciclaje de plástico
Reciclaje de plástico

Es así como, gracias a la consistencia del bioplástico (con las cantidades de insumos indicadas anteriormente), es posible elaborar bolsas, micas y otros productos ecoamigables con propiedades semejantes a las hechas de derivados del petróleo.  Con los proyectos anteriores, dejamos en evidencia que el cambio hacia una vida libre de plástico está en nuestras manos. De nosotros depende la conservación de un planeta limpio para una vida digna y saludable.

    Deja un comentario