Conoce los detalles sobre el síndrome de la cara vacía

El síndrome de la cara vacía es un fenómeno psicológico que se caracteriza por la ansiedad o el malestar que algunas personas experimentan al quitarse la mascarilla facial en público. Se volvió común durante la pandemia de COVID-19, ya que las mascarillas formaron parte de la vida cotidiana.

El asunto es que algunas personas se sienten vulnerables ante la enfermedad y desarrollan un profundo malestar al ver que otros ciudadanos no usan la mascarilla. Este síndrome afecta a diferentes tipos de personas, como aquellos con hipocondría o una clara tendencia a preocuparse por su salud.

Las mascarillas se han convertido en una parte esencial de la vida cotidiana

Las mascarillas se volvieron imprescindibles porque ayudan a prevenir la propagación de los virus al atrapar las gotas respiratorias que pueden contener el virus.

Los respiradores N95 brindan la mayor protección, pero están reservados para los trabajadores de la salud y otras personas que corren un alto riesgo de exposición al virus. Las mascarillas quirúrgicas y las mascarillas de tela brindan menos protección, pero aún son efectivas para reducir la propagación del virus.

Las mascarillas pueden ser incómodas de llevar, pero son una herramienta importante para ayudar a prevenir la propagación de COVID-19. Al usar una mascarilla, te estás protegiendo a ti mismo y a los demás.

Causas

Las posibles causas que se han determinado, incluyen:

  • Miedo al contagio: Algunas personas pueden sentir que no llevar mascarilla les hace más vulnerables a contraer o contagiar COVID-19.
  • Ansiedad social: Las mascarillas pueden proporcionar una sensación de anonimato y seguridad, por lo que las personas con ansiedad social pueden sentirse más incómodas al no llevarlas.
  • Problemas de autoestima: Las personas que no se sienten seguras con su apariencia física pueden sentirse más cohibidas al mostrar su rostro completo.
  • Falta de familiaridad: Después de llevar mascarilla durante tanto tiempo, algunas personas pueden simplemente sentirse incómodas o desorientadas al no llevarla.

Síntomas

Los síntomas del síndrome de la cara vacía pueden variar de leves a graves. Los más comunes son:

  • Ansiedad
  • Incomodidad
  • Miedo a ser evaluado por los demás
  • Evitar situaciones sociales
  • Sentirse inseguro o cohibido
  • Dificultad para mantener el contacto visual

En casos más severos, el síndrome de la cara vacía puede conducir a:

  • Ataques de pánico
  • Agorafobia (miedo a estar en lugares públicos)

Tratamiento

Si en tu vida cotidiana este síndrome te está afectando, debes acudir a un profesional que puede aplicar técnicas apropiadas, tales como:

1. Terapia de exposición gradual

Implica que te expongas a la situación de tener o no el tapabocas. Esto debe ser progresivo. El proceso se lleva a cabo de forma gradual, comenzando por lo que te causa poco estrés y avanzando hacia las que te causan más ansiedad.

Todos los síntomas antes mencionados pueden ser tratados a través de este procedimiento de manera exitosa. Esta terapia se puede realizar de forma individual o en grupo. El terapeuta te ayudará a identificar las situaciones o cosas que te causan miedo y a desarrollar un plan de exposición gradual. El plan incluirá los siguientes pasos:

Terapia de exposición gradual para controlar el síndrome de la cara vacía
  1. Identificar las situaciones o cosas que te causan miedo.
  2. Jerarquizar las situaciones o cosas de acuerdo a tu nivel de ansiedad.
  3. Comenzar por la situación o cosa que te cause menos ansiedad.
  4. Exponerte a la situación o cosa de forma gradual y repetida.
  5. Aprender técnicas de relajación para controlar tu ansiedad.

La terapia de exposición gradual es generalmente segura, pero puede haber algunos riesgos asociados con la técnica, tales como: posibilidad de experimentar reacciones físicas como sudoración, temblores o náuseas.

Es importante hablar con tu terapeuta sobre los riesgos y beneficios de la terapia de exposición gradual antes de comenzar el tratamiento. Es fundamental que no te rindas si experimentas un aumento de la ansiedad a corto plazo y que celebres tus logros a medida que avanzas en el proceso.

Si estás interesado en la terapia de exposición gradual, habla con tu médico o con un terapeuta especializado en el tratamiento de los trastornos de ansiedad.

2. Técnicas de relajación y respiración profunda

Estas técnicas te ofrecen tranquilidad y una opción para lograr volver al control de ti mismo. La respiración profunda es lenta y al practicarla, tus músculos se relajan contrarrestando así los efectos del síndrome. La meditación está vinculada a la respiración profunda y la atención plena y al practicarla te enfocas en el presente, logrando así calmar tu mente.

Otras técnicas de relajación son el yoga, la aplicación de masajes y la visualización de imágenes mentales positivas.

Es ideal que elijas una técnica que te guste y que te resulte cómoda, que practiques regularmente en un ambiente tranquilo y relajado.

síndrome de la cara vacía
Respiración profunda para controlar el síndrome de la cara vacía

3. Terapia cognitivo-conductual

La TCC se basa en la idea de que existe una conexión estrecha entre nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos. Por ello, al cambiar uno de estos elementos podemos influir en los demás.

Entonces, con respecto al síndrome de cara vacía, debes identificar los pensamientos, sentimientos y comportamientos que están contribuyendo a tu ansiedad, para erradicarlos

Una vez que hayas identificado estos pensamientos y creencias negativas, el terapeuta te ayudará a desafiarlos y a desarrollar pensamientos y creencias más realistas y positivos.

Entre las técnicas se utilizan en la TCC para el síndrome de cara vacía están los descritos en los anteriores apartados: la reestructuración cognitiva, la exposición gradual y las técnicas de relajación.

Sin duda, un terapeuta conocedor de esta problemática, te ayudará con tus miedos y con ello la calidad de tu vida será óptima.

síndrome de la cara vacía
Terapia cognitivo-conductual

Resumen sobre cómo afrontar el síndrome de la cara vacía

  • Si te sientes incómodo al no llevar mascarilla, debes comenzar a quitarla cuando estés en situaciones de bajo riesgo, como cuando estás solo en casa o con amigos cercanos.
  • A medida que te sientas más cómodo, es recomendable que te expongas a situaciones más desafiantes, como ir a un supermercado amplio.
  • Al sentir aprehensión en determinados lugares o situaciones, aplica la técnica de la respiración profunda y la meditación, para contrarrestar tu ansiedad.
  • Si el síndrome de la cara vacía está interfiriendo con tu vida diaria, busca ayuda profesional.

Es importante recordar que el síndrome de la cara vacía es un problema temporal. Con el tiempo y la ayuda adecuada, podrás superar tu ansiedad y volver a sentirte cómodo sin mascarilla.

Deja un comentario

?>