Isis e Ishtar, ¿diosas del inframundo?

Isis e Ishtar son dentro de sus respectivos panteones divinos, las diosas mas controversiales a las que hemos podido enfrentarnos como civilización moderna. Ambas representan conductas salvajes y sus historias están cargadas de terribles calamidades.

Pero ¿qué significa ser una diosa? ¿porqué se asocian el paganismo y la concupiscencia en sus cultos ancestrales? ¿sacrificios y orgías agradaban a estos dioses?

Conozcamos un poco acerca de las historias de Isis e Ishtar, de paso entremos en la mente de las civilizaciones antiguas para desentrañar el significado de ambas existencias divinas.

Isis e Ishtar

Te puede interesar: La morfología del cuento de Vladimir Propp

Culto a Isis e Ishtar

La información acerca del culto de Isis e Ishtar data de los registros escritos más antiguos que se conocen. El poema llamado el Descenso de la diosa Ishtar, se presume escrito entre 3500 a. C. y 1900 a. C, sería el primer registro de poesía escrita de la humanidad, y aún es un misterio para los historiadores.

Sus templos eran dedicados a mujeres que ejercían servicios sexuales libres o de pago, por lo que equivocadamente se le ha designado como diosa de la prostitución, entre sus múltiples matronatos.  

A la diosa Isis se la adoró como la diosa madre, se la estimaba como conductora de almas al reino de los muertos. También que tenía poderes curativos, asimismo su papel estaba ligado a otras deidades masculinas, como su consorte Osiris, además al dios de la fertilidad Min o al de la creación, Amon.

A pesar de ello tenía sus propios sacerdotes y templos dedicados, en los que se erigían estatuas en su honor. Se ofrecían rituales que consistían principalmente en oleos perfumados y comida.

Diosa Isis

Mito de Osiris

Isis es esposa y hermana de Osiris. Su culto data desde el Mito de Osiris, que es donde se conocen los primeros registros de su existencia. Esta narración constaba en los textos de las pirámides que datan de una antigüedad entre 2494 a 2345 a. C.

Seth mata a su hermano Osiris y desmembra su cadáver, diseminándolo. Su esposa Isis con la ayuda de los otros dioses de la Enéada, logran recomponer su cuerpo usando ritos de momificación, además de palabras mágicas, entre las que cuentan tristeza y el deseo sexual por su marido muerto.

Isis es conocida como una diosa doliente, la esposa que llora la desdicha de la muerte de su marido, sin perder ante el dolor la dignidad de ser la protectora del trono hasta el regreso de su soberano y amante. Todo esto debía incitar a Osiris a volver a la vida y así lo hizo, la historia cuenta que copuló con su esposo recién vuelto de la muerte, engendrando a Horus.

Pero Osiris no puede regresar a la tierra de los vivos, mantiene su divinidad habitando la Duat (tierra de los muertos). Será Horus quien regrese y ocupe el trono que resguardaba fieramente Isis, cobrarando venganza por la muerte de su padre.

Te puede interesar: Mortales que superan a un dios de La Destrucción

El descenso de Ishtar al inframundo

Cuenta este poema que Ishtar hija de Sin (dios de la noche) y Nannar (la luna). Hermana menor de Ereshkigal, diosa del inframundo y gemela de Samas, dios de la justicia. Esposa de Tammuz, un dios pastoril.

Era un deidad en extremo caprichosa y violenta, partícipe de la vida licenciosa. No existía límites para sus anhelos, por lo que era la única diosa que tenía predilección por los mortales. Solía estar inmiscuida en los asuntos de estos.

Al fallecer su esposo Tammuz, Ishtar desciende al inframundo con la intención de recuperar la vida de este. Antes de entrar en su aventura deja instrucciones a su sirviente Papsukal para que rescate su cuerpo si ella no podía regresar. Para tal fin la diosa debe atravesar siete puertas infernales en las que debe entregar sus dones representados por joyas y ropajes.

Finalmente logra entrar desnuda e indefensa en el inframundo, se presenta así ante su hermana Ereshkigal quien no duda en matarla y colgar su cuerpo de un clavo.

Con la muerte de Ishtar todo el mundo, pierde el deseo sexual y comienza a languidecer, así Papsukal puede darse cuenta de lo ocurrido. El fiel sriviente pide ayuda a los dioses para que estos creen un ser capaz de bajar a rescatar el cuerpo de su ama, así poder resucitarla con el agua y el alimento de la vida.

Ishtar se ve librada de la muerte, pero a cambio ha de pagar un alto precio. Su esposo Tammuz debe regresar al inframundo y permanecer allí por 6 meses, en los que Ishtar deberá llorar amargamente su ausencia. Todo el mundo se ensombrecerá, cayendo el invierno. Cuando Tammuz regrese, la diosa podrá volver a sonreír por un período de 6 meses y llegará la primavera.

Isis e Ishtar
Ishtar hija de la luna

¿Cómo eran conocidas Isis e Ishtar?

Ishtar, también es conocida por su otro nombre: Innana, y en esta forma fue muy venerada por los antiguos acadios del reino Sumerio de Sargón y su descendencia por casi dos siglos. Su adoración cundió en la mayor parte de los territorios de oriente medio bajo distintos nombres: Astarté en Canaán, Esther para los hebreos, Anunit en babilonia.

Su nombre significaba estrella, en alusión a la estrella de la mañana o estrella del desierto como se la conocía en esos territorios. ¿Estamos hablando de venus? Todo apuntaría a que sí.  Se le representaba por medio de una estrella de ocho puntas.

El culto de Isis se extendió a todo el imperio egipcio por aproximadamente dos mil años. Con la invasión de los griegos, pasó a ser adorada por ambas civilizaciones alcanzado una relevancia que sobrevivió a la conquista romana alrededor del s. I a.C.

Uno de los ejemplos de la perdurable adoración a la diosa, es la festividad Navigium Isidis, una fusión cultural que naciera con la llegada de la hegemonía romana.  

Diosa Ishtar y en la esquina superior izquierda: la estrella de ocho puntas

Visita: Carnaval de Venecia 2020, máscaras y fantasía

Disgregación del yo

Como figura arquetípica, podemos notar la disgregación del yo representada en las historias de Isis e Ishtar. El desmembramiento de Osiris puede ser una de ellas. En áfrica occidental hay una leyenda acerca de un ser endemoniado que sólo tiene la mitad de su cuerpo.

En la Amazonía peruana se cuenta del Chullachaqui que engaña a las personas metiéndose en el cuerpo de sus familiares, la forma de reconocer el engaño es fijándose en su cojera: este personaje mitológico es deforme en su simetría.

Ishtar debe deshacerse de sus dones para entrar en el inframundo, por lo que llega en su estado más indefenso ante la calamidad representada por Ereshkigal, y encuentra la muerte.

Al igual que con Isis, la disgregación no se produce en la persona de la diosa acadia. Ereshkigal es la otra cara de la misma diosa, cuando muere a sí misma para transformarse en lo más oscuro de su ser, de donde solo podrá ser rescatada por elementos externos.

¿Qué es el Hieros Gamos?

El Hieros Gamos o matrimonio místico es el momento supremo en el que el dios y la diosa vuelven a juntarse después de una trágica separación. Suele ser una representación muy popular en la que coinciden las diversas civilizaciones antiguas, trascendiendo aún ahora en algunas festividades cristianas, posiblemente de origen sincrético.

Solía representar la finalización de un ciclo, este podía estar referido a situaciones comunes como la posición del sol, el tiempo de cosechas, la fertilidad, las estaciones, el ciclo menstrual de una mujer, también el final de la cuarentena después del alumbramiento en el que la mujer ya estaba preparada para volver a concebir. O como en el caso del Navigium Isidis, el tiempo de que las embarcaciones eran lanzadas a la mar.

En el Hieros Gamos: la luna se casaba con el macho cabrío en la Noche de Walpurgis, la madre tierra se fundía en los brazos del recién liberado sol en el solsticio de invierno, dando la bienvenida a la primavera. Era época de celebrar matrimonios, también de los rituales de júbilo para estos poderes, a fin que sus bendiciones de fertilidad caigan sobre todos.

Connotación sexual de Isis e Ishtar

El sexo y la sexualidad humana son según enfoque de Focault, algunos de los conceptos que, a lo largo de nuestra evolución como sociedad, se han vuelto censurables. Hombres y mujeres nos tapamos la vergüenza de estar, igual que otros animales, perfectamente equipados para la reproducción y continuación de nuestra especie. No sólo eso, jugar con ese equipo es síntoma de perversidad aún hoy en día para muchos apartados sociales.

Para la mitología, el sexo y la sexualidad expuesta de los seres divinos, representaba la opulencia de la vida, fertilidad, ciclo evolutivo, cambio de estación, siembra y cosecha. Por lo que en muchos casos también Ishtar es relacionada con la diosa Afrodita.

No os quiero confundir al decirles que muchas veces se encontraba dentro del mismo panteón divino o de los mismos relatos mitológicos, confrontada con su opuesto. La sexualidad junto a la muerte, el ocaso, el invierno, la noche, la guerra.

Esta dualidad puede ser representada en la naturaleza de un solo dios, como el caso de Ishtar, diosa de los placeres sexuales y la guerra. Quien se encuentre con ella conocerá exactamente de que está formada la vida y que no es fácil lidiar con todos los problemas a los que nos enfrenta.

¿Alcanzar la plenitud de la vida con Isis?

Pese a ser una diosa adorada como la intercesora de los fallecidos, su significación se puede encontrar en la Beatriz de Dante, o la Perséfone de los romanos. También se le rendía culto como diosa madre, protectora de la magia además de la sabiduría, diosa del cielo y madre del universo.

Es Isis la que se encarga de unir los elementos disgregados, las porciones divididas y unificarlas para formar el gran todo de la vida. Sólo con sus ruegos y lágrimas, es decir con la fuerza de su voluntad.

Diosas madre del mundo.

La madre de la humanidad

La mujer a lo largo de los tiempos ha sido representada en sus distintas facetas como diosas alumbradas por la humanidad como Isis e Ishtar, la mujer es astro luminiscente, es madre, amante, esposa y consuelo.

Es furia caprichosa, descontrol hormonal, loba protectora responsable de la creación y de lo creado. No es raro que en los cuentos de hadas la princesa y la reina madre bruja estén ligadas tan estrechamente, porque son una sola. Las dos caras de la luna.

Mientras para los egipcios, se valoraba la vida a través del alimento y la muerte, elementos compartidos con otras civilizaciones como los aztecas. En oriente medio, era la valoración a la fertilidad lo que definía sus costumbres.

En territorios tan extremos como los dominados por desiertos infinitos, podía ser plausible una diosa extremadamente fértil incapaz de ser satisfecha sexualmente. Una que jamás agote sus dones fértiles para la tierra y la humanidad que habitaba en esos lugares.

¿Qué te han parecido estas dos presencias místicas? Te invito a investigar más allá en el significado de Isis e Ishtar, encontrarás más sorpresas de las que imaginas

Please follow and like us:

1 comentario en “Isis e Ishtar, ¿diosas del inframundo?”

Deja un comentario

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)