Fort Detrick, los experimentos secretos de la CIA

Control mental, poderosas toxinas y enfermedades letales fueron parte de las investigaciones desarrolladas en este lugar

En el año 1929, un pequeño aeropuerto es el punto de aterrizaje alternativo entre Ohio, Cleveland y Washington D.C. Su ubicación se encuentra en Frederick, Maryland. La pequeña pista lleva el nombre de Detrick Field, en honor al Mayor Frederick L. Detrick, cirujano de escuadrón durante la Primera Guerra Mundial.

Poco se imaginaban en aquel momento que apenas unos años después, el lugar sería adquirido por el Gobierno de los Estados Unidos. Su destino sería convertirse en uno de los escenarios más oscuros y misteriosos de la historia.

En 1943 se funda Camp Detrick, creando ese mismo año los Laboratorios de Guerra Biológica del Ejército de los Estados Unidos,.

Fort Detrick

Terribles historias van saliendo a la luz

Luego de culminada la Guerra de Corea, el Gobierno delos Estados Unidos puso especial atención a la conducta de muchos de los prisioneros americanos. Estos estando en manos de sus enemigos, confesaron crímenes de guerra e incluso firmaron declaraciones dudosas contra su país.

Aquello sucedió en el año 1949. Y, a pesar de la falta de evidencia, la CIA mantuvo la firme creencia de que esta conducta irregular se debía a una especie de “control mental”.

Investigaciones y experimentos

Con base en estas ideas, se estableció la División de Operaciones Especiales, cuya sede sería precisamente en Camp Detrick.

La misión de este nuevo departamento sería encontrar usos militares para las bacterias tóxicas más conocidas hasta el momento.

Fort Detrick

MK-ULTRA

Antes conocido como Bluebird, luego Artichoke. Se refería al proyecto de investigación sobre la base del control mental de la mano de Allen Dulles, director de Operaciones Encubiertas. Este pronto pararía a ser director de la CIA y no pretendía olvidar su trabajo.

Para ello, se designó a Sidney Gottlieb. Un judío con una forma de pensamiento muy particular que no dudó en poner en práctica los más crueles experimentos. Todo ello con el fin de avanzar en sus investigaciones.  

En primer lugar, Gottlieb solicitó la cooperación del Ejército, lo cual lo llevó a trabajar en Detrick, de la mano con la División de Operaciones Especiales

Destruir la mente para poder controlarla

En sus experimentos, Gottlieb combinaba las drogas con torturas como el electrochoque o la privación sensorial. Su objetivo consistía en destruir la mente del sujeto y llenar el vacío con una nueva, acoplada a sus deseos.

Las víctimas difícilmente sobrevivían

Los reclusos de las cárceles y algunos pacientes de hospitales de Estados Unidos eran llevados contra su voluntad a esta temible fortaleza. Allí eran torturados, muchas veces con desenlaces fatales.

Por otro lado, ser miembro de la CIA permitía a Gottlieb tener prisioneros fuera de las fronteras, como en Europa y Asia Oriental. En estos lugares las víctimas, también provenientes de las prisiones, literalmente se alojaban en celdas bajo las casas donde los agentes se reunían.

MK-Ultra

¿Logró controlar la mente humana?

No. Con sus terribles experimentos y todas sus investigaciones, Gottlieb demostró que podía destruir la mente de una persona. Sin embargo, sus métodos jamás servirían para ejercer control sobre esta.

Podría interesarte también Experimento de Milgram: Obedecer las ordenes de la autoridad

Fort Detrick

En 1956, el campamento cambia su nombre a Fort Detrick, pero en su interior sigue albergando algunos vestigios de la pesadilla. Uno de los arsenales más grandes que guardaba los venenos más poderosos conocidos y las enfermedades de la talla de la tuberculosos y el ántrax.

Todo ello perteneciente a la CIA y bajo la supervisión del mismo Gottlieb.

Dentro de las instalaciones de Fort Detrick

El final de MK-ULTRA

Luego de que en 1960 la población expresara firmemente su descontento con las actividades de la CIA, en referencia a la posibilidad de una guerra biológica, comenzó la caída del proyecto.

A pesar de que se desconocía lo que realmente sucedía dentro de aquellos muros, MK-ULTRA terminó siendo un fracaso.

Finalmente, en 1970 el presidente Nixon ordenó destruir los suministros de toxinas biológicas. A pesar de sus protestas e intentos por salvar su trabajo de una década, Gottlieb no tuvo más remedio que ceder ante la orden.

Testimonios del terror

Algunos afortunados sobrevivientes de aquellas torturas contaron años después lo difícil que les fue recuperar sus vidas y volver a la normalidad. Tal es el caso de Linda Macdonald, quien fue sometida a la cámara de sueño, en busca de la cura a una supuesta esquizofrenia.

Linda fue sometida a diversas torturas. Entre las cuales está la inducción de un coma bajo narcosis y electrochoques que le dejaron más de 100 quemaduras en el cerebro. La joven de 25 años tuvo que aprender a tomar las riendas de su vida. “Como si fuera un bebé de nuevo”, según sus propias declaraciones.

Otros menos afortunados

El aviador Jimmy Shaver, fue acusado de cometer actos terribles contra una niña de 3 años. AL momento de ser detenido, el piloto parecía haber perdido parte de su memoria, además de entrar en estados de trance. Unos años más tarde fue ejecutado en la silla eléctrica.

Más adelante, salió a la luz que Shaver no tenía antecedentes penales. Por el contrario, había sido uno de los conejillos de indias del proyecto MK-Ultra de la CIA.

Frank Olson

Entre los muchos horrores que sucedieron en Fort Detrick, el caso del bioquímico, Frank Olson fue uno de los pocos que salió a la luz. Al menos casi en su totalidad.

El 28 de noviembre de 1953, el bioquímico cometió suicidio, saltando desde la ventana de un edificio, aparentemente estando bajo los efectos de LSD. Aparentemente, la sustancia fue distribuida en un retiro unas semanas antes del Día de Acción de Gracias, en una de las instalaciones de la CIA.

Varios de sus compañeros declararon años después que Olson pasaba además por un período de depresión. La causa de ello eran los horrores evidenciados durante sus años de servicio. Sin embargo, aún faltaba por develar parte del misterio alrededor de su muerte.

Presidente Gerald Ford y los familiares de Frank Olson, 1975

Las investigaciones sobre la muerte de Olson

En el año 1975 el entonces presidente de los Estados Unidos, Gerald Ford, se disculpó con los familiares de Olson. Pero estos no quedaron conformes y continuaron investigando acerca de su muerte.

Varias décadas después durante una investigación a cargo de los hijos del difunto, una autopsia post-exhumación reveló evidencias claras. Olson había sido atacado antes de caer del 13avo piso, por lo que su muerte sería un asesinato y no un suicidio.

¿Acaso intentaban callar a un hombre dispuesto a revelar la verdad sobre lo que ocurría tras aquellos muros?

Fort Detrik y los grandes virus

Muchas de las teorías conspiratorias aseguran que las grandes enfermedades que han azotado a la humanidad provienen de laboratorios secretos. Estos serian financiados por aquellos que manejan el poder económico y político mundial.

Desde luego, Fort Detrick, gracias a su historial y halo de misterio que lo rodea, es un candidato ideal para dar fuerzas a estas teorías. Después de todo, allí se guardan cepas letales como el Ébola.

El Sida, ¿una creación en un laboratorio?

En 1983 la KGB soviética habría difundido los rumores de que el letal virus fue desarrollado y probado dentro de los muros de Fort Detrick. Luego, el mismo gobierno americano lanzaría las culpas al continente africano.

Dentro de las instalaciones de Fort Detrick

Fort Detrick y el Covid-19

Existen muchas teorías acerca del origen de este mortal virus que sigue expandiéndose por nuestro planeta, azotando a toda población por igual.

Si bien en un principio se acusó al gobierno de China de no dar información suficiente al principio de esta pandemia, también existió un contraataque donde se acusaba a Estados Unidos de haber creado este virus en los laboratorios de Fort Detrick.

Sin embargo, no existen pruebas contundentes que asocien al Covid-19 con ningún laboratorio militar de ninguno de ambos países.

Podrías leer también Teorías Conspirativas Reconocidas Como Verdad

¿Qué es de Fort Detrick en la actualidad?

Hoy en día, el centro de investigación se mantiene en funcionamiento como parte del Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Salud y Servicios Humanos, Departamento de Agricultura y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Dentro de las áreas de estudio se mantienen las investigaciones referentes al control y prevención de enfermedades, donde encontraremos cepas de los mortales Ebola y SARS. Pero, ¿acaso continúa siendo un centro de desarrollo de armas biológicas y químicas? ¿Existe aún el laboratorio de máxima seguridad donde nacieron tan terribles historias?

Please follow and like us:

Deja un comentario

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)