La biblioteca como editora de contenidos

h2_m

Alonso Arévalo, Julio. Vázquez Vázquez, Marta. “La biblioteca como editora de contenidos”. En: Métodos de información (MEI), II Época, Vol. 6, nº 11 2015, pp. 201-213. DOI: http://dx.doi.org/10.5557/IIMEI6-N11-201213

Texto completo

Una de las características más innovadoras de la biblioteca del siglo 21 tiene que ver con la toma de una postura activa frente a la gestión y generación de contenidos. Con la llegada de la Web 2.0 las bibliotecas no sólo siguen salvaguardando y difundiendo información como han venido realizando a lo largo de su historia, también cada vez con más frecuencia crean nueva información con el objetivo de prestar los mejores servicios a sus ciudadanos, a través de recursos y servicios tales como la elaboración guías de investigación, boletines de alerta y novedades, recursos web, información a través de sus blogs, y como administradores de contenidos a través de repositorios y revistas de acceso abierto. Un paso más allá en esta dinámica tienen que ver con la biblioteca como editora y distribuidora de libros, especialmente en el ámbito local, siendo la impulsora, formadora, dinamizador y difusoras de las obras de los autores de su comunidad.

Con la llegada de los recursos digitales a las bibliotecas van quedando atrás los días en que las bibliotecas eran puramente salas de lectura. Hoy en día las bibliotecas se están transformando en espacios versátiles, espacios polivalentes, que además de ofrecer todavía a la gente la oportunidad de acceder a una gran cantidad de materiales físicos de lectura, también proporcionan acceso a Internet, a dispositivos digitales, apoyo a las personas en la búsqueda de trabajo y aplicaciones móviles para facilitar el acceso a los recursos en línea; además de ofrecer oportunidades de aprendizaje en contextos informales, tales como espacios para reuniones y encuentros para el público en general, para grupos comunitarios y otras organizaciones locales.

En el momento actual casi todas las bibliotecas de Estados Unidos tienen un catálogo digital que ofrece libros electrónicos, La oferta de recursos digitales siguen aumentando, con más del 90 % de las bibliotecas públicas que ofrecen ebooks. Una reciente encuesta de OverDrive, el mayor proveedor de libros electrónicos para bibliotecas encontró que se prestaron más de 120 millones de libros electrónicos y audiolibros en los nueve primeros nueve meses de 2015, lo que representa año tras año un crecimiento medio de casi el 20 %.

Pero además de sus colecciones de grandes distribuidores las bibliotecas están apostando firmemente y ofreciendo muchos títulos de autopublicación, especialmente de autores locales. Está es una de las grandes líneas de crecimiento de la colección digital en las bibliotecas de Estados Unidos, prácticamente todas bibliotecas y consorcios disponen de este tipo de obras. Por ello las bibliotecas públicas están mostrando cada vez más interés en el mundo editorial, no tanto como compradoras de contenidos sino como productoras o autoras de los mismos. Bajo la premisa de que si varias organizaciones sin experiencia en el mundo editorial se están convirtiendo en editores, ¿Porqué las bibliotecas no podrían hacer lo mismo con la experiencia acumulada en torno al mercado editorial? En este documento hacemos una análisis de cómo las incorporación de recursos electrónicos a las bibliotecas están sirviendo como catalizador para la concreción de algunos de los servicios que muchas bibliotecas venían anunciando en los últimos años, tales como los servicios de información a la comunidad, y como también están facilitando servicios de carácter innovador. Es el caso de los servicios relacionados con la biblioteca como creadora y promotora de contenidos, tanto propios como ajenos. Desde hace algunos años las bibliotecas realizan boletines de sumarios, boletines de novedades, guías de lectura, blogs, e incluso las bibliotecas universitarias están gestionando repositorios y revistas electrónicas en acceso abierto; una nueva función es la de la biblioteca como impulsora y editora de libros. Por ello analizamos algunas de las iniciativas que se están planteando en otros países en relación con esta cuestión, para finalmente ver la viabilidad de este tipo de proyectos.

4 pensamientos en “La biblioteca como editora de contenidos

  1. Pingback: Scripta manent (IV) Recopilación semanal de artículos y fuentes – El blog de Bernat Ruiz

  2. Pingback: La biblioteca como editora en el pasado y el futuro | Universo Abierto

  3. Pingback: Hacia un nuevo concepto de biblioteca | Universo Abierto

  4. Pingback: Hacia un nuevo concepto de biblioteca más allá del libro | Universo Abierto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s